Medio AmbienteNoticiasPaisRecientes

Las bicicletas pueden ser el centro de la revolución tecnológica que necesitan las ciudades

Las bicicletas pueden estar en el centro de la revolución tecnológica que necesitan nuestras ciudades. Quizá sólo sea necesario que utilicemos un enfoque diferente.

Más allá de las presiones de las industrias automovilísticas, parece haber un bloqueo psicológico que impide que la bicicleta sea aceptada como tecnología básica a la hora de imaginar el futuro de las ciudades.

A veces el dinero es el que más habla. Desde 2010, se han invertido más de 200.000 millones de dólares en tecnología de vehículos autónomos. En un periodo de tiempo similar, se han gastado algo más de 2.000 millones de dólares en iniciativas para bicicletas y peatones en la Unión Europea.

Si hemos de creer a los todopoderosos tecnólogos, el sueño de los vehículos autónomos está a la vuelta de la esquina. Sin embargo, si observamos los dos últimos años, la mayor revolución ha venido de la mano de los vehículos de dos ruedas. Desencadenada por la pandemia, apoyada por el despertar de la gente a la crisis climática y ahora alimentada por el aumento del precio del petróleo, estamos viviendo un renacimiento de la bicicleta.

De Bogotá a París, de Nueva York a Milán, las inversiones en las redes ciclistas de las ciudades han permitido a muchas personas abandonar el coche por la bicicleta.

Un número cada vez mayor de empresas también se está pasando a las bicicletas eléctricas para aumentar su eficiencia y reducir los costes, y el número de ventas tiene grandes aumentos año tras año.

Para incentivar este cambio, Francia regala hasta 4.000 euros a quienes cambien su coche por una e-bike.

En 2021, se vendieron el doble de bicicletas eléctricas que de coches eléctricos en toda Europa. En 2019, Elon Musk prometió millones de coches autónomos en las carreteras en un año. Que los fabricantes de automóviles prometan resolver nuestros problemas con la nueva tecnología automovilística y no cumplan no es nada nuevo.

Hoy en día, los beneficios potenciales del uso de la bicicleta sobre la salud, la congestión, la contaminación y las emisiones de CO2 son claros y cada vez más cuantificables, pero los beneficios de los vehículos autónomos siguen siendo confusos.

Cuando las empresas de transporte de pasajeros, como Uber o Lyft, prometieron reducir la congestión y el número de propietarios de coches, en lugar de ello aumentaron la congestión y provocaron un descenso en el número de usuarios del transporte público. Es más que probable que se produzca un giro similar en el caso de los vehículos autónomos.

Entonces, ¿dónde están las promesas de los reyes de la tecnología?

Imaginar y desarrollar narrativas colectivas sobre el futuro es el primer paso crítico hacia su realización, aunque tendemos a descartarlo. Como describió la física y filósofa Dra. Ursula Franklin, la tecnología es la casa que nos hemos construido. Cuando describimos una determinada visión del futuro, estamos dibujando un primer boceto de la casa. Un boceto decente es un primer paso esencial para una buena casa.

Desde hace mucho tiempo, los tecnólogos han conseguido configurar nuestras narrativas de progreso en torno a los objetos, y a sus capacidades específicas. Es difícil no soñar con cosas arrancadas del mundo de la ciencia ficción, como coches voladores, drones y robots de reparto, cuando se piensa a 20 años vista.

Pero el progreso humano no se limita a lo complejos y potentes que sean nuestros dispositivos tecnológicos. Existen muchos otros factores que influyen.

En el contexto del progreso, la tecnología se entiende mejor a través del prisma de los sistemas complejos. Tenemos que considerar las ramificaciones de una tecnología en la medida en que impregna la sociedad, cómo da forma a nuestra organización, nuestras interacciones y mentalidades.

Al igual que un ecologista lee las relaciones que componen un ecosistema, nuestra percepción de la «tecnología del automóvil» debe incluir la dependencia del petróleo, las autopistas, el aparcamiento en las ciudades, el comportamiento de los conductores en las carreteras hacia los demás y las leyes que hemos establecido para mantenerla.

El concepto de «cruzar la calle sin respetar», por ejemplo, forma parte de la «tecnología del automóvil» actual. El delito de cruzar una calle sin respetar el dominio de los coches fue inventado por la industria del automóvil en los años 20, que presionó mucho para definir las calles como un lugar para los coches, no para las personas. Nuestra tecnología automovilística actual también se define por la restricción de movimiento que impone a las personas.

Cuando empezamos a ver la tecnología a través de la lente de los sistemas, queda claro que el auténtico progreso impulsado por la tecnología se centrará en hacer frente a la complejidad acelerada del mundo actual, no en aumentar la complejidad de nuestras herramientas.

En las ciudades, la ciclologística está demostrando, de forma lenta pero segura, que las bicicletas de carga pueden superar a las furgonetas de reparto en las ciudades, y que tienen el potencial de transformar fundamentalmente las ciudades (el auge de las entregas del comercio electrónico ha hecho que las furgonetas sean uno de los peores actores en las ciudades, con efectos desproporcionados en la congestión, la contaminación, el espacio urbano y las víctimas de la carretera).

Aunque es poco probable que las bicicletas de carga como tal cambien de forma drástica, su potencial sigue sin aprovecharse en gran medida. Una de las razones de ello son las limitaciones de la tecnología de las furgonetas que organizan las entregas urbanas. Los mejores algoritmos de IA no son capaces actualmente de modelar la agilidad de las bicicletas de carga como vehículos logísticos, ni las operaciones dinámicas que permiten en entornos urbanos complejos e inciertos. Los programas informáticos capaces de optimizar dinámicamente los escenarios en los que las furgonetas «reabastecen» a las bicicletas de carga a lo largo del día están aún en pañales.

Del mismo modo, los científicos han desarrollado nuevos algoritmos para hacer crecer de forma eficiente las redes de bicicletas en las ciudades utilizando datos. También en este caso, el núcleo de la innovación no radica en revolucionar la bicicleta, sino en organizar de forma inteligente los flujos de movilidad urbana.

Aunque estos cambios pueden ser más difíciles de percibir, su impacto medible en los desplazamientos de las personas y en la accesibilidad son dignos de mención y, sin duda, signos de progreso.

A pesar de las reticencias de los tecnólogos, las bicicletas pueden estar en el centro de la revolución tecnológica que necesitan las ciudades. Quizá sólo sea necesario que utilicemos una lente diferente.

Vía nextcity.org

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Newsletter EcoInventos
EcoInventos Telegram

Related Articles

Back to top button