El director de Tekken 8 pide que dejen de enviar conceptos de luchadores originales y explica porqué rechaza las ideas de fans


El director de Tekken 8 se dirigió a X para explicar porque no acepta las sugerencias de los fanáticos. Katsuhiro Harada dice que mientras más especifica sea la idea, menos probable es que él y Bandai Namco la acepten y utilicen. ¿Por qué? La razón es muy simple, quieren evitar posibles demandas. 

Harada explica que es bastante común que la gente envíe sus ideas sobre luchadores, ya sea por redes sociales o cartas. Señala los riesgos legales de utilizar estas ideas y comenta que ha sido enfrentado en la calle por personas que lo acusan de robar sus ideas. ‘Básicamente, cuanto más detallada sea tu idea, es menos probable que la utilicemos y más lejos estaremos de ser influenciados por ella. ¿El motivo? un pequeño porcentaje de personas presentará una demanda del tipo ‘usaste mi idea sin permiso’ o ‘robaste mi idea’», comentó Harada.

Tekken 8 jamás utilizará tus ideas originales.

Para reforzar su posición sobre por qué rechaza las ideas de los fans en Tekken 8, Harada también relata cómo ha tenido que lidiar con extraños en la calle. Según él, algunas personas se le acercaron y lo acusaron de usar ideas en juegos en los que no estuvo involucrado en el desarrollo.

En conclusión, Harada destaca que, a pesar de todas las precauciones legales al usar ideas de los fans, siempre existe el riesgo de enfrentar demandas. Más allá de la resolución legal, estos problemas representan una carga para la empresa.

Harada también resaltó que valora la contribución de los fans de Tekken al tratar cuestiones culturales de los personajes. Según él, las opiniones y las ideas son cosas completamente distintas. 

Fuente: ComicBook

[elfsight_social_share_buttons id="1"]

Fuente

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram

Radio Online

Las más Leídas

Siguenos en Facebook

Siguenos en X

TDI Colombia Comunicaciones
Canal de televisión emitiendo desde Villavicencio, Meta mostrando todo lo bueno del llano para la región, el país y el mundo