El “destilador solar inverso”, nueva tecnología para extraer agua potable del aire 24 h al día


El "destilador solar inverso", nueva tecnología para extraer agua potable del aire 24 h al día

Ingenieros de la ETH de Zúrich han diseñado un nuevo dispositivo capaz de extraer agua potable del aire. El sistema funciona de día y de noche, y no requiere ningún aporte de energía adicional, por lo que es adecuado para su uso en zonas remotas o en desarrollo.

Es un hecho que el agua está literalmente a nuestro alrededor en el aire, pero es en gran medida inaccesible. Existen diversos métodos para recolectarla: muchos usan materiales o microestructuras con grandes superficies que atrapan las moléculas de agua y las liberan cuando se calientan con la luz solar, pero muchos requieren energía externa para calentarse, mientras que los que no lo hacen suelen depender de las fluctuaciones de temperatura durante un ciclo de día y noche, por lo que no pueden funcionar las 24 horas del día.

El nuevo dispositivo del equipo de ETH pretende resolver ambos problemas. En cierto modo, es lo contrario de un destilador solar: es esencialmente una gran caja diseñada para enfriarse drásticamente en comparación con el entorno exterior, de modo que el vapor de agua se condensa más fácilmente.

Este proceso comienza con la característica más destacada del dispositivo: un gran cono en la parte superior. Éste actúa como un escudo contra la radiación que desvía el calor ambiental en el aire, además de mantener la luz solar fuera de la superficie superior de la caja.

Esta superficie tiene algunos trucos propios para ayudar a mantener el frío. Está formada por un cristal recubierto con capas de un polímero especialmente diseñado y plata, lo que le permite, en primer lugar, reflejar la luz solar para evitar que se caliente. El calor que capta se emite en una longitud de onda infrarroja específica para que atraviese la atmósfera y se «ventile» directamente en el frío del espacio.

El resultado final es una caja que, según el equipo, puede estar hasta 15 °C más fría que la temperatura exterior. Esto crea las condiciones ideales para la condensación, que se acumula en una superficie especial en el techo dentro de la caja. Esta superficie está recubierta de un material superhidrofóbico que repele el agua, de modo que ésta se forma en gotas y cae en un recipiente de recogida situado debajo.

En su prototipo, los investigadores pudieron recoger 4,6 ml de agua al día, usando una superficie de 10 cm de ancho. Según el equipo, si se amplía la escala, esto equivale a unos 1,3 litros diarios por metro cuadrado.

No es el mayor rendimiento jamás visto de un recolector de agua como éste: ese honor sigue correspondiendo a un diseño de la Universidad Johns Hopkins que puede exprimir unos asombrosos 8,66 litros al día por kilo de material.

Pero el rendimiento del nuevo dispositivo es el mismo que el de otros diseños recientes, con la salvedad de que éstos requieren energía, mientras que este nuevo funciona de forma totalmente pasiva. Eso significa que podría dejarse fuera donde fuera necesario para trabajar, produciendo agua las 24 horas del día con poco esfuerzo.

A diferencia de otras tecnologías, la nuestra puede funcionar realmente sin necesidad de energía adicional, lo cual es una ventaja clave.

Iwan Hächler, autor del estudio.

Más información: sciencemag.org

Vía ethz.ch

Radio online
TV en vivo
Siguenos en Facebook
Descarga Nuestra App
Suscribete a Nuestro Youtube
Escucha nuestra Radio en
Publicidad