Créditos, pirámides y más fraudes y estafas populares en Colombia: son comunes

Desde hace varios meses estas dos entidades realizan una jornada de campaña a la que han llamado ‘Me informo y cuido mi dinero’, que tuvo una última edición en Barranquilla y Cartagena.

Por tal razón, en El Heraldo dieron a conocer algunas de las cinco estafas más populares que usan en Colombia para captar el dinero de muchos ciudadanos con mentiras que, por lo tanto, terminan en fraudes que les hacen perder a las personas mucho dinero.

Las personas deben analizar de dónde provienen las supuestas ganancias que les prometen, pues de los aportes que otros hicieron, es como meter la mano al bolsillo de otros”, manifestó José Camilo Torres, director de control del ejercicio ilegal de Actividad Financiera de la Superintendencia Financiera de Colombia.

(Vea también: A futbolistas y militares los tumbaron en millonario negocio; perdieron lujosos carros)

La próxima campaña será en Cali, el próximo 24 de mayo y allí las personas de la capital vallecaucana podrán tener más información sobre cómo cuidar su dinero de fraudes.

Estafas populares en Colombia: fraudes que hacen perder mucho dinero

Dieron a conocer cinco modalidades con las que miles de colombianos han tenido una mala experiencia y se denuncian millonarias pérdidas de personas que se borran del mapa.

  • Falsos prestamistas que ofrecen créditos 

Estos son los casos en los que una persona o empresa dice que le va a prestar el dinero que necesite sin importar la cantidad, pero que para hacerlo exigen pagos previos al desembolso como pagos de seguro, estudios de crédito, entre otros. 

Una de las señales más comunes es que estos falsos prestamistas aseguran hacer los desembolsos así el solicitante esté reportado en las centrales de riesgo, no necesitan codeudor, avalista, hipoteca u otra garantía para obtener el crédito.

También señalan que si no hay una sede física y promocionan sus servicios en sitios públicos con gran afluencia de personas mediante la distribución de volantes, se debe dudar de la legalidad de estos sitios.

Personas o empresas exigen el pago de dinero ofreciéndoles a los colombianos retirar su información negativa de centrales riesgo u otro tipo de beneficios con pocas posibilidades de cumplimiento (reducción de tasas o montos, o cambio en las condiciones para acceder a un crédito, frenar procesos de cobro jurídico o de embargo, entre otros).

“El único que puede dar solución confiable y segura a los préstamos en mora es el titular de los mismos, acercándose a la respectiva entidad vigilada por la Superfinanciera”, señaló José Camilo Torres, director de control del ejercicio ilegal de la Superfinanciera.

Esta es una de las más conocidas desde hace varios años y en las que muchos colombianos siguen cayendo. Les piden recursos con la promesa de que les darán altos rendimientos en un determinado tiempo, con la condición de que vinculen a otras personas que igualmente entreguen los recursos con el compromiso de afiliar a terceros que así sucesivamente permitan el crecimiento de la estructura.

Señalan que las primeras personas siempre reciben las ganancias porque el dinero que entregan los terceros es el que les dan, pero al final alguien termina perdiendo su inversión porque está comprobado que luego de un tiempo los organizadores desaparecen.

Algunos de los nombres con los que camuflan estas estructuras piramidales son “emprendedores”, “club de inversión”, “telares”, “mandalas”, entre muchos otros, y su mayor red de difusión es por redes sociales o el voz a voz.

Lee También

  • Ojo con las criptomonedas o monedas virtuales

Aunque cada vez son más comunes en el mundo, la Superfinanciera señala que las denominadas “monedas virtuales”, “criptomonedas” o “criptoactivos” carecen de regulación, incluyendo una definición legal.

José Camilo Torres, director de control del ejercicio ilegal de la Superfinanciera, señaló que  “ninguna de las plataformas transaccionales, ni comercializadores de las ‘monedas virtuales’ se encuentran reguladas por la ley colombiana. Por lo anterior, las plataformas que operan en el país pueden no contar con estándares o procesos seguros y de mitigación de riesgos”. Sin embargo, en el país se avanza en un proceso para reglamentar las inversiones en en criptoactivos.

La estafa no está relacionada directamente con las criptomonedas sino con el desconocimiento de este mundo en algunos casos. Quienes deciden hacer inversiones ahí pueden caer en hackeos de información o exponer su información personal.

La captación es ilegal cuando la hacen personas no autorizadas por la Superfinanciera o la Superintendencia de la Economía Solidaria.

Las personas que eligen entregar su dinero a captadores ilegales corren un alto riesgo de perderlo. Vincular o promover la adhesión de otras personas a un negocio o esquema diseñado para recibir dineros sin estar autorizado para el efecto, también conlleva responsabilidades ante las autoridades administrativas y penales”, afirmó la Superfinanciera, citada por El Heraldo.

Radio online
TV en vivo
Siguenos en Facebook
Descarga Nuestra App
Suscribete a Nuestro Youtube
Escucha nuestra Radio en
Publicidad