cómo eliminar cosas para ganar espacio

A todos nos gusta que Windows vaya como la seda. Encender el PC y que arranque en segundos. Pero con el paso de los días, a medida que instalamos y borramos aplicaciones y juegos, descargamos fotos y vídeos y llenamos el disco, el sistema se resiente. Toca limpiar Windows 11 para que rinda como el primer día. No tiene porqué llevarte mucho tiempo. Un poco de limpieza para Windows 11 una vez cada pocos meses hará que todo funcione como debe, tengas espacio suficiente y no te encuentres sorpresas desagradables.

No hay una única receta para dejar Windows 11 como el primer día. En el pasado vimos algunas de las tareas más rápidas para limpiar Windows 10. Algunas de ellas, drásticas pero efectivas. Pero en Windows 11, algunas cosas han cambiado, para bien, pero a veces cuesta encontrarlas. La buena noticia es que no necesitas aplicaciones de terceros para hacer limpieza. Aunque las hay y muy buenas.

Así que si hace tiempo que vienes usando Windows 11, ya te conoces casi todos sus trucos, pero le has dado tanta caña que en ocasiones tu ordenador renquea, prueba con las siguientes tareas de mantenimiento para hacer limpieza de Windows 11. Nunca es tarde para hacer de tu PC una máquina de primera.

¿Cómo está el disco local?

Primera parada, ver el contenido del disco local. ¿Cómo ocupamos el disco principal? ¿Cuántas aplicaciones y juegos hemos instalado? ¿Tenemos margen para usar el espacio disponible o conviene hacer algo de limpieza? Windows 11 ha centralizado todas sus funciones en Configuración, el equivalente de Windows 10 y Windows 11 a lo que antes era el Panel de Control. Lo encontrarás en el menú Inicio. No tiene pérdida.

Una vez en Configuración, desde Sistema vamos a Almacenamiento. Allí encontrarás un sinfín de herramientas para hacer limpieza de Windows 11. Pero vayamos por partes. Lo primero es ver el espacio disponible, espacio ocupado y espacio total del disco local. Debajo verás ese contenido organizado por categorías. Pulsa en Mostrar más categorías para verlas todas: aplicaciones, fotos, vídeos, documentos, archivos temporales…

Puedes entrar en cada categoría para lidiar con ese contenido manualmente. Con todo, hay categorías especiales, como las dos principales, Aplicaciones y archivos temporales. Ambas te llevarán a un puñado de opciones para poner orden.

Desinstalar aplicaciones y juegos a mano

Desde Configuración > Sistema > Almacenamiento > Aplicaciones o desde Configuración > Aplicaciones > Aplicaciones y características encontrarás la lista de aplicaciones y juegos instalados en Windows 11. Por defecto, se ordenan por nombre, pero puedes ordenarlos por tamaño. La idea es ver qué apps y juegos ocupan más y decidir si los necesitas o si puedes pasar de ellos y desinstalarlos.

En relación a las aplicaciones, hay dos opciones de Windows 11 que te facilitan las cosas. Una de ellas es la función Archivar aplicaciones. Viene activada por defecto. Lo que hace es archivar automáticamente las aplicaciones que no utilices durante mucho tiempo. Eso sí, eliminará la aplicación pero mantendrá los archivos de configuración. Así, si en el futuro necesitas la aplicación, recuperarás tu configuración personal. Encontrarás esta característica en Configuración > Aplicaciones > Aplicaciones y características > Más configuraciones > Archivar aplicaciones.

La segunda opción de Windows 11 para lidiar con aplicaciones y juegos abandonados es Recomendaciones de limpieza. Luego hablaremos de ella. Básicamente es un asistente que analiza distintos elementos de Windows y te dice qué deberías hacer para obtener espacio en disco y eliminar archivos que no utilizas.

Para los más tradicionales, Windows 11 sigue manteniendo el desinstalador independiente, el que encontrábamos en el Panel de Control. Precisamente, tendrás que buscar el Panel de Control en el buscador del menú Inicio. Una vez abierto, vamos a Programas > Desinstalar un programa. Allí verás una lista más específica y completa de las aplicaciones y juegos instalados en Windows 11.

Eliminar archivos temporales

Decíamos que en Configuración > Sistema > Almacenamiento verás el espacio disponible y el espacio ocupado por aplicaciones, archivos temporales y otras categorías. Si entras en la categoría Archivos temporales, te toparás con la versión para Windows 11 de lo que antes era el Liberador de espacio. En realidad, esta herramienta sigue existiendo como aplicación independiente, pero en Microsoft han pensado que te será más útil tenerla integrada en la Configuración de Windows.

Así pues, desde ese menú verás una lista de elementos considerados archivos temporales. Los genera Windows, las aplicaciones que instalas, etc. Puedes marcar y desmarcar las categorías, verás cuánto ocupa cada una y para qué sirven. En resumen, al eliminar los archivos temporales, Windows irá más fluido y el disco quedará más libre de contenido.

Recomendaciones de limpieza

Hasta ahora hemos visto tareas de limpieza de Windows 11 que requieren nuestra participación. Es decir, son manuales. Tenemos que activarlas nosotros. Un paso intermedio consiste en acudir a Recomendaciones de limpieza. Está en Configuración > Sistema > Almacenamiento. Es un práctico asistente que analiza varios aspectos relacionados con aplicaciones, espacio disponible y archivos.

Desde ahí podrás eliminar archivos temporales, ver los archivos más grandes por si acaso puedes eliminarlos o moverlos a otro sitio (a la nube o a un disco externo), ver los archivos que no utilizas, etc. Vamos, que te echará una mano para saber dónde hacer limpieza.

Sensor de almacenamiento

Junto a Recomendaciones de limpieza, Windows 11 ha añadido Sensor de almacenamiento, una característica que automatiza el proceso de mantenimiento y limpieza. Una vez activado, se encargará por ti de hacer determinadas tareas, como eliminar archivos.

En concreto, permite vaciar la Papelera y la carpeta Descargas, dos ubicaciones que se llenan de archivos grandes e innecesarios. Puedes decirle al Sensor que lo haga siempre o solo cuando te quedes sin espacio. Si eliges siempre, es posible programarlo a diario, semanal o mensualmente. Es una manera de reducir el caos de archivos sin que tengas que hacer nada.

Limpiar Windows 11 de malware

Microsoft nos advierte en su ayuda oficial que dejar que el disco local se llene de archivos y tenga poco espacio afecta al rendimiento de Windows. Otro aspecto que afecta al rendimiento de Windows es que tengas malware por todas partes. En el mejor de los casos, hace que Windows vaya lento.

Windows 11 incorpora herramientas para asegurar tu PC de malware. Cortafuegos, antivirus, copias de seguridad… Por defecto, todo viene activado y funciona de manera transparente. Para que no tengas que hacer nada. Pero no está de más que hagas un análisis completo con el antivirus de Windows. Primero, actualizamos las definiciones. Y luego hacemos el análisis al completo. Llevará más tiempo que el tradicional, pero analizará todo el disco local.

Limpiar el inicio de Windows

Otro elemento de Windows que impacta en su rendimiento. En ocasiones, determinadas aplicaciones se añaden al inicio de arranque para abrirse cuando encendemos el ordenador y se inicia Windows. Esto hace que Windows 11 tarde más en cargar. Y es muy probable que la mayoría de esas aplicaciones no las necesites de inmediato.

Para limpiar el inicio de Windows, iremos al Administrador de tareas. Una de sus pestañas es Inicio. Ahí verás aplicaciones que se cargan al inicio de Windows. Puedes desactivarlas o reactivarlas cuando lo consideres oportuno. Si no encuentras el Administrador de tareas, puedes buscarlo en buscador del menú Inicio o haciendo clic derecho en el menú Inicio y pulsando Administrador de tareas.

Actualizar Windows

Parece una tontería, pero cuando Windows se actualiza, realiza unas tareas de mantenimiento que hacen limpieza de las actualizaciones pasadas, archivos temporales y demás espacio ocupado en disco. Y aunque normalmente Windows se actualiza por sí solo, no está de más echarle un vistazo y comprobarlo manualmente.

Desde Configuración > Windows Update puedes ver si tienes Windows 11 al día o si hay actualizaciones disponibles para descargar y/o instalar. El proceso lleva su tiempo, pero al terminar de instalar y reiniciar, tu equipo debería ir más ligero que antes.

Otras tareas de limpieza en Windows 11

Está claro que las tareas que hemos visto en este artículo no son todas las que hay si quieres hacer limpieza de Windows 11. Sí son las imprescindibles para dejar Windows 11 como el primer día sin acudir a ayuda externa. Pero puedes probar con programas de limpieza como los que vimos al principio o trasladar tus archivos. Con todo, mover archivos no acabará con el desorden, contribuirá a ampliarlo.

Si decides ampliar tu disco local con la nube o con discos externos, hay muchas opciones a tener en cuenta. Por defecto, Microsoft ofrece OneDrive, pero todos conocemos alternativas como Google Drive, Dropbox o MEGA con varios gigabytes gratuitos para llenar. Por otro lado, si no vas a acceder a fotos o vídeos habitualmente, puedes almacenarlas en un disco externo. Los hay muy económicos, de varios terabytes de capacidad y se conectan por USB sin necesidad de alimentador de corriente.

Por último, hay quien todavía defiende el formatear el PC como solución drástica para limpiar un ordenador que va lento. Windows 11 tiene una función intermedia que borra todo y reinstala el sistema operativo. Se llama Restablecer este equipo y la encontrarás en Configuración > Sistema > Recuperación. Podrás elegir si borrarlo todo o mantener tus archivos personales. Por si acaso, haz una copia de seguridad previa para no perder archivos importantes por error.


Fuente: Hipertextual

Radio online
TV en vivo
Siguenos en Facebook
Descarga Nuestra App
Suscribete a Nuestro Youtube
Escucha nuestra Radio en
Publicidad