Buscado líder talibán aparece en público en Kabul

Un alto líder de los talibanes de Afganistán, catalogado por Estados Unidos como terrorista global, apareció en público el sábado, por primera vez desde que el grupo islamista tomó el poder en agosto, días antes de que las fuerzas internacionales lideradas por Estados Unidos se retiraran del país.

El ministro interino del Interior, Sirajuddin Haqqani, el segundo al mando de los talibanes, se dirigió a las cámaras en una ceremonia de graduación de la policía en la capital afgana, Kabul.

“Aparezco ante ustedes en público por la gracia de Alá para aumentar su confianza y para su satisfacción reconocer cuánto los valora el liderazgo”, dijo Haqqani a la fuerza policial.

Estados Unidos busca a Haqqani para interrogarlo en relación con un ataque de 2008 contra un hotel en la capital afgana que mató a seis personas, incluidos ciudadanos estadounidenses. Washington está ofreciendo una recompensa de hasta 10 millones de dólares por información que conduzca directamente a su arresto.

Fuentes diplomáticas y funcionarios talibanes dijeron que los embajadores de China, Rusia, Pakistán, Turquía, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Kazajstán e Irán, junto con las Naciones Unidas, asistieron a la ceremonia televisada por la estatal afgana RTA, aunque ningún país ha reconocido oficialmente el gobierno talibán.

Haqqani aseguró a la reunión que Afganistán no representaría una amenaza para ningún país y criticó a la comunidad mundial por suspender la asistencia exterior y negarse a aceptar a los talibanes como gobernantes legítimos.

“Instamos a todos aquellos que financiaron la guerra y la inestabilidad en el país a que ahora también contribuyan a este cambio [en el poder] y ayuden en los esfuerzos de reconstrucción”, argumentó Haqqani, quien se cree que tiene unos 40 años.

Insistió en que los talibanes no habían violado ninguna ley internacional y dijo que las mujeres afganas tenían acceso al trabajo y la educación de acuerdo con la cultura afgana y la ley islámica Sharia.

“Ellos [la comunidad internacional] se quejan de que estamos negando los derechos de las mujeres al trabajo y la educación. Hoy, nuestras hermanas están presentes con nosotros y están recibiendo diplomas de graduación [de policía] y se les asignarán tareas en consecuencia”, insistió Haqqani.

Estaba vestido como muchos de los líderes talibanes, usando una espesa barba, un chal blanco y un turbante negro.

Funcionarios talibanes hicieron circular fotos y videos de Haqqani en la ceremonia del sábado. Hasta ahora compartirían sus fotografías borrosas digitalmente de reuniones con diplomáticos extranjeros desde que asumió el cargo de ministro interino del Interior.

Las fuerzas internacionales estadounidenses se retiraron caóticamente del país a finales de agosto, dos semanas después de que el ahora desaparecido gobierno respaldado por Occidente y sus fuerzas colapsaran ante una ofensiva relámpago de los talibanes, lo que permitió que el grupo de línea dura recuperara el poder.

Los funcionarios estadounidenses dicen que Haqqani encabeza un poderoso subconjunto de los talibanes, conocido como la Red Haqqani, aunque los funcionarios talibanes niegan la existencia de tal entidad.

Supuestamente, la red está vinculada a al-Qaeda y se la culpa de planificar algunos de los ataques más mortíferos contra las fuerzas estadounidenses y de la coalición en Afganistán en los últimos 20 años.

El padre de Haqqani, el fallecido Jalaluddin Haqqani, fundó la red en la década de 1980 y trabajó en estrecha colaboración con la CIA estadounidense mientras libraba la resistencia armada respaldada por Occidente contra la ocupación soviética de Afganistán.

Según los informes, el ministro del Interior talibán sobrevivió a varios ataques con aviones no tripulados estadounidenses a lo largo de los años en las zonas fronterizas entre Afganistán y el vecino Pakistán, que según las autoridades estadounidenses sirvió como su base principal hasta que regresó a su tierra natal después de la caída de Kabul en agosto pasado.

Estados Unidos y otras naciones occidentales suspendieron la ayuda exterior a Kabul y establecieron restricciones financieras, incluida la incautación de miles de millones de dólares en reservas de efectivo extranjeras afganas, en su mayoría en Estados Unidos. Las restricciones surgen de la preocupación de que el dinero pueda terminar en manos de los talibanes.

La comunidad internacional se niega a reconocer a los talibanes por temor a que no rompan los lazos con los grupos terroristas y prohíban a las mujeres la educación y el trabajo como lo hicieron durante su régimen anterior en Kabul de 1996 a 2001. Fue entonces cuando las mujeres se les prohibió el trabajo y la educación, y los líderes de al-Qaida fueron refugiados en el país.

Los grupos de ayuda internacional y de la ONU que trabajan en Afganistán dicen que las restricciones impuestas a las autoridades afganas de facto han empeorado una crisis humanitaria ya grave en el país, como resultado de años de guerra y una sequía persistente.

¡Conéctate con la TDI Colombia! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Radio online
TV en vivo
Siguenos en Facebook
Descarga Nuestra App
Suscribete a Nuestro Youtube
Escucha nuestra Radio en
Publicidad