Medio AmbienteNoticiasRecientes

38 Usos del bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio. Mil y una utilidades

Sencillo, útil y barato, el Bicarbonato de sodio o bicarbonato sódico es un producto casi mágico. Tanto si quieres quitar malos olores, limpiar la cocina o el baño (es un producto de limpieza ecológico), cuidar tu higiene corporal o luchar contra las plagas o insectos, este producto es tu mejor aliado.

Importante: Antes de decidir consumirlo, es indispensable que lo consultes con un especialista o con tu médico.

Uno de los textos consultados para este artículo es este libro, Las increíbles propiedades del bicarbonato de sodio, entretenido e instructivo, podemos descubrir su increíbles virtudes, un incomparable aliado para llevar a cabo la mayor parte de las tareas del hogar, para remediar las ligeras molestias físicas y curar pequeñas heridas.

¿Por qué tenemos que comprar tantos productos diferentes, cuando prácticamente todos son contaminantes, si con uno solo, como el bicarbonato de sodio, que además es inofensivo y ecológico, es suficiente? Barato e inocuo para el medio ambiente, el bicarbonato de sodio merece ser redescubierto por su eficacia y usos múltiples.

Utilizado por muchas generaciones familiares, pasando los trucos, recetas y costumbres de madres a hijos, ya se conocían sus múltiples usos y propiedades desde mediados de 1800.

Qué es bicarbonato de sodio.

El bicarbonato de sodio es un polvo sólido blanco. Se disuelve de inmediato en el agua y actúa como una base débil. Es una sustancia inocua cuando toma contacto con la piel, pero puede causar irritación en los ojos. En concentraciones bajas, no es tóxica si se ingiere.

En una sociedad donde existe un producto químico para cada una de las rutinas o acciones que realizamos en nuestra vida cotidiana, encontrar un producto como este, que se puede usar para tal variedad de usos, la verdad es que te sorprende. Hay infinidad de marcas y productos, pero parece que la receta de la abuela, esta mas viva que nunca. Esto me llevaría a otra reflexión, pero centrémonos en el tema de hoy.

Aparece más comúnmente como polvo para hornear. También se lo llama bicarbonato de soda, bicarbonato sódico, ácido carbónico sal de mono sodio y carbonato ácido de sodio.

Si aún no lo habéis descubierto, probadlo sin perder más tiempo. Os sorprenderá descubrir los grandes servicios que os puede prestar ese polvito blanco. Esta obra pretende dar a conocer en profundidad el bicarbonato de sodio para conseguir un uso óptimo y eficaz.

  • Fecha de nacimiento: hace, aproximadamente, 150 años, en 1846.
  • Padres: John Dwight y Austin Church, pasteleros de Nueva York.
  • Características: polvo fino.
  • Estado físico: sólido.
  • Color: blanco.
  • Olor: ninguno.
  • Toxicidad: ninguna.
  • Particularidades: el paso del tiempo no le afecta y sigue despertando interés, por lo que está siempre de moda.

Usos domésticos del bicarbonato de sodio.

Es un producto muy útil por su gran variedad de usos, desde la limpieza de encimeras hasta el cuidado bucal. Aquí tienes una lista completa de usos domésticos.

Enjuague bucal.

El enjuague bucal es un gran complemento para tu rutina de higiene bucal, ya que llega a los rincones de la boca y a las grietas de los dientes, las encías y la lengua que podrías pasar por alto durante el cepillado.

Muchas personas usan el bicarbonato de sodio como sustituto del enjuague bucal. Algunos estudios demuestran que puede ayudar a refrescar el aliento e incluso ejercer propiedades antibacterianas y antimicrobianas.

Para hacer tu propio enjuague bucal con bicarbonato de sodio, añade 1/2 cucharadita (2 gramos) de bicarbonato de sodio a medio vaso (120 ml) de agua tibia, y luego haz gárgaras como de costumbre.

Limpieza de aparatos orales. Remoja aparatos orales, como retenedores y  prótesis dentales, en una solución de 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio disuelto en un vaso o recipiente pequeño de agua tibia. El bicarbonato de sodio afloja las partículas de alimentos y neutraliza los olores  para mantener frescos los aparatos.

Blanqueador de dientes.

Es un remedio casero muy popular para blanquear los dientes.

Muchos estudios han descubierto que la pasta de dientes que contiene bicarbonato de sodio es mejor para blanquear los dientes y eliminar la placa que la pasta de dientes sin bicarbonato de sodio.

Esto se debe probablemente a que el bicarbonato de sodio tiene propiedades abrasivas suaves que pueden romper los enlaces de las moléculas que manchan los dientes. También tiene propiedades antibacterianas y antimicrobianas, que pueden ayudar a combatir las bacterias dañinas.

Exfoliante de la cara.

Lávate la cara con un poco de bicarbonato y agua. Puedes mezclar en un vaso 3/4 de bicarbonato en 1/4 de agua. Extiende y frota con cuidado sobre tu cara o la parte del  cuerpo que quieras y enjuaga.

Desodorante.

Sorprendentemente, el sudor humano es inodoro. El sudor sólo adquiere olor cuando lo descomponen las bacterias de las axilas. Estas bacterias convierten el sudor en productos de desecho ácidos, que dan al sudor su olor.

Desodorante con bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio se usa a menudo como desodorante natural para eliminar el olor del sudor haciendo que sus olores sean menos ácidos, aunque hay investigaciones limitadas sobre si esta estrategia funciona.

Prueba a aplicar bicarbonato de sodio en las axilas o a mezclarlo con un poco de aceite de coco, manteca de karité o almidón de maíz para crear un desodorante casero.

Anti caspa.

Con el pelo mojado frotar un puñado de bicarbonato sobre el cuero cabelludo y lavar de forma normal. Repetir los siguientes 6 lavados. También se puede añadir a tu champú habitual, además de eliminar la caspa, ayudará a desenredar el pelo y quedará suave.

Neutralizador de olores del frigorífico.

¿Alguna vez ha abierto su frigorífico y se ha encontrado con un olor sorprendentemente desagradable?

Lo más probable es que algunos alimentos de tu frigorífico hayan empezado a estropearse. Este olor puede permanecer mucho tiempo después de haber vaciado y limpiado el frigorífico.

El bicarbonato de sodio puede ayudarte neutralizando los malos olores. Curiosamente, elimina las partículas de olor en lugar de limitarse a enmascarar su olor.

Llena una taza con bicarbonato de sodio y colócala en la parte trasera de tu nevera. Cámbialo cada 3 meses.

Además del frigorífico, te puede ayudar además con:

  1. Elimina el sabor y olor en los tarros usados en los que haya habido alguna sustancia mucho tiempo.
  2. Elimina olores en alfombras. rocía con un poco de bicarbonato por encima de la alfombra, déjalo reposar una media hora y luego sacude.
  3. Elimina olores en zapatos. Hecha una pequeña cantidad todas las noches y reducirá el olor. Quita el bicarbonato cuando vayas a usarlos.
  4. Eliminar mal olor de paños de cocina o toallas: dejar en remojo durante toda la noche con 2 tazas de agua caliente y 2 cucharadas de bicarbonato.

Ambientador.

No todos los ambientadores comerciales eliminan los malos olores. En cambio, algunos simplemente liberan moléculas de fragancia que enmascaran otros olores.

El bicarbonato de sodio es una alternativa segura a los ambientadores comerciales, ya que no contiene productos químicos industriales y neutraliza las partículas de olor.

Para hacer un ambientador con bicarbonato de sodio, necesitas:

  • Un tarro pequeño.
  • 1/3 de taza (74 gramos) de bicarbonato de sodio.
  • 10-15 gotas de tus aceites esenciales favoritos.
  • Un trozo de tela o papel.
  • Un cordel o cinta.

Añade el bicarbonato y los aceites esenciales al tarro. Cúbrelo con la tela o el papel, asegúralo con la cuerda y colócalo en tu salón, dormitorio, baño o cocina. Cuando el aroma empiece a desvanecerse, agita el tarro.

Algunos usos concretos:

  1. Desodorizar el lavavajillas: rociar media taza de bicarbonato en la parte inferior del lavavajillas antes de ejecutar un ciclo.
  2. Desodorizar botes de basura. Espolvoree bicarbonato de sodio en el fondo de su bote de basura para mantenerlo libre de malos olores.
  3. Desodorizar contenedores para Reciclaje. Espolvorea bicarbonato de sodio en la parte superior del contenedor.
  4. Refrescar el armario. Coloca una caja de bicarbonato en el estante del armario para mantener un olor fresco.
  5. Desodorizante para vehículos. Los olores se fijan en la tapicería y alfombras de automóviles. Elimina estos olores espolvoreando directamente en los asientos de tela y alfombras. Espera 15 minutos (o más para los olores fuertes) y aspira el bicarbonato de soda.
  6. Desodorizar la caja del gato. Cubrir el fondo de la caja con bicarbonato de sodio y luego rellenar con arena como de costumbre.
  7. Desodorizar ropa de cama de los animales domésticos. Elimina olores de las camas de tus mascotas espolvoreando con bicarbonato de sodio, espera 15 minutos y pasa la aspiradora.

Blanqueador de ropa.

El bicarbonato de sodio es una forma económica de blanquear y limpiar la ropa.

Esto se debe a que es una sal soluble que puede ayudar a eliminar la suciedad y las manchas.

Para probarlo, añade 1/2 taza (110 gramos) de bicarbonato de sodio a tu cantidad habitual de detergente para la ropa. También ayuda a ablandar el agua, por lo que puede necesitar menos detergente de lo habitual.

Limpiador de cocina.

La versatilidad del bicarbonato de sodio lo convierte en un gran limpiador de cocina. Cuando se mezcla con un ácido como el zumo de limón o el vinagre, también puede ayudar a controlar el crecimiento de microorganismos dañinos, como el moho o las bacterias.

Limpiador con bicarbonato de sodio

Para usar el bicarbonato de sodio en tu cocina, haz una pasta mezclando bicarbonato de sodio con una cantidad igual de zumo de limón y un poco de agua. Aplique la pasta a la superficie deseada con una esponja o un paño y frote bien.

Estos son algunos de los electrodomésticos, artículos y superficies de la cocina que puedes limpiar con bicarbonato de sodio:

  • Hornos.
  • Tazas de café.
  • Mármol.
  • Manchas de grasa.
  • Azulejos de la cocina.
  • Desagües atascados.
  • Plata.
  • Microondas.
  • Encimeras.

Lavar platos, ollas y sartenes. Añadir 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (junto con tu detergente para lavar platos), así ayudaras a reducir la grasa y los alimentos en la vajilla, ollas y sartenes. Para  ollas con  alimentos pegados, déjalas en remojo con bicarbonato de soda, detergente y agua primero, luego usa bicarbonato de sodio en seco sobre una esponja o un trapo limpio y húmedo en forma de polvo para evitar rayones.

Quitar el aceite y manchas de grasa. Usa bicarbonato de sodio para limpiar el aceite y la grasa derramada sobre el suelo. Espolvoréalo y frota con un cepillo mojado.

Limpiador de ollas quemadas. Es fácil chamuscar sin querer el fondo de una olla mientras se cocina. Esto puede ser una pesadilla para limpiar, pero puedes salvar una olla quemada fácilmente con bicarbonato de sodio y agua. Espolvorea una cantidad generosa de bicarbonato de sodio en el fondo de la olla y añade suficiente agua para cubrir las zonas quemadas. Lleva la mezcla a ebullición y vacía la olla como de costumbre. Si quedan manchas o partículas de comida quemada, coge un estropajo, añade una pequeña cantidad de detergente y elimínalas con cuidado.

Controlar el olor de los cubos de basura.

Las bolsas de basura llenas suelen tener mal olor porque contienen residuos en descomposición. Si es especialmente desagradable, este olor puede extenderse a la cocina y a otras zonas de la casa.

Afortunadamente, el bicarbonato de sodio puede ayudar a eliminar los olores de la basura al neutralizar las moléculas ácidas del olor.

De hecho, las investigaciones señalan que esparcir bicarbonato de sodio en el fondo de los cubos de basura puede reducir el olor de la basura en un 70%.

Quitamanchas para alfombras.

Una combinación de bicarbonato de sodio y vinagre puede eliminar las manchas más resistentes de las alfombras.

La mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre crea un compuesto llamado ácido carbónico, que es un ingrediente común en los productos de limpieza. Esta reacción crea una gran efervescencia, que puede ayudar a romper las manchas difíciles.

Así puedes eliminar las manchas de la alfombra sólo con bicarbonato y vinagre:

  • Cubre la mancha de la alfombra con una fina capa de bicarbonato.
  • Llena una botella de spray vacía con una mezcla de 1 a 1 de vinagre y agua y rocíala sobre la zona manchada.
  • Espera hasta 1 hora o hasta que se seque la superficie.
  • Frota el bicarbonato de sodio con un cepillo y aspira los residuos.

La mancha ya debería estar completamente eliminada. Si quedan restos de bicarbonato en la alfombra, límpialos con una toalla húmeda.

Limpiador de baños multiuso.

Al igual que las cocinas, los baños pueden ser difíciles de limpiar. Tienen una gran variedad de superficies que se utilizan con frecuencia y, por tanto, hay que limpiarlas a menudo.

Aunque existen numerosos limpiadores comerciales para baños, muchas personas prefieren opciones de limpieza más naturales y económicas. El bicarbonato de sodio resulta útil porque blanquea y desinfecta muchas superficies del baño, aunque es menos eficaz que los limpiadores comerciales.

Estas son algunas de las superficies que puedes limpiar con bicarbonato de sodio:

  • Azulejos.
  • Inodoros.
  • Duchas.
  • Bañeras.
  • Lavabos.

Haz una pasta con bicarbonato de sodio y un poco de agua. Con una esponja o un paño, frota bien la mezcla sobre la superficie que quieras limpiar, y luego pasa un paño húmedo 15-20 minutos después.

Limpieza de las cortinas de la ducha. Limpia y desodoriza tu cortina de baño de vinilo espolvoreando bicarbonato de sodio directamente sobre una esponja húmeda limpia o un cepillo. Frota la cortina y enjuagar.

Desinfectante.

Con una esponja húmeda, añade bicarbonato y frota la superficie a desinfectar. Deja reposar 5 minutos, enjuaga y seca.

Elimina plaguicidas en frutas y verduras.

A mucha gente le preocupan los residuos de pesticidas en los alimentos. Los pesticidas se utilizan para proteger los cultivos de los insectos, gérmenes, roedores y malas hierbas, pero muchos tienen efectos nocivos para nuestra salud.

Pelar la fruta es la mejor manera de eliminar los pesticidas. Sin embargo, también significa que no se obtienen nutrientes importantes, como fibra, vitaminas y minerales, que se encuentran en la piel de muchas frutas.

Curiosamente, investigaciones recientes indican que un lavado con bicarbonato de sodio es la forma más eficaz de eliminar los pesticidas de las frutas y verduras sin pelarlas.

Un estudio descubrió que sumergir las manzanas en una solución de bicarbonato de sodio y agua durante 12-15 minutos eliminaba casi todos los residuos de pesticidas.

Hay que tener en cuenta que este método no elimina los pesticidas que han penetrado en la piel de la fruta o la verdura. Además, es necesario investigar más para ver si esto funciona con otros tipos de productos.

Quitar el pegamento de los frascos de vidrio.

Para esta tarea usaremos aceite y bicarbonato. Lava bien el frasco y ponlo en remojo para que se afloje la etiqueta.

Usando tus manos, saca tanto papel como puedas. Mezcla el bicarbonato y el aceite para formar una pasta.

Con tus manos, frota la pasta sobre el área con pegamento y déjala reposar por 10 minutos. Lava el frasco normalmente.

Tal vez necesites frotarlo ligeramente para terminar de eliminar los residuos de pegamento.

Pulir plata.

El bicarbonato de sodio es una alternativa práctica a los pulidores de plata comerciales. Sólo necesitarás algunos ingredientes adicionales

  • Una bandeja de aluminio para hornear o una fuente de horno forrada con papel de aluminio.
  • 1 taza (240 ml) de agua hirviendo.
  • 1 cucharada (14 gramos) de bicarbonato de sodio.
  • 1/2 taza (120 ml) de vinagre blanco.

Añade el bicarbonato de sodio a la bandeja de aluminio y vierte lentamente el vinagre. A continuación, vierte el agua hirviendo y coloca la plata en el molde.

Debería actuar casi inmediatamente. La mayoría de los cubiertos pueden sacarse del recipiente en 30 segundos, pero los cubiertos muy deslustrados pueden necesitar estar en la mezcla hasta 1 minuto.

En esta mezcla, la plata sufre una reacción química con el molde de aluminio y el bicarbonato de sodio. Transfiere el deslustre de los cubiertos a la bandeja de aluminio y puede crear un residuo pálido y amarillo en el fondo de la bandeja.

Apagar fuego aceite y grasa.

Curiosamente, algunos extintores contienen bicarbonato de sodio. El bicarbonato de sodio puede ayudar en el manejo inicial de  incendios eléctricos o por grasa en la cocina, porque cuando el bicarbonato de sodio se calienta, emite dióxido de carbono, lo que ayuda a apagar las llamas.

Estos tipos, que se conocen como extintores químicos secos, se utilizan para extinguir incendios de aceite, grasa y eléctricos. El bicarbonato reacciona con el calor para producir dióxido de carbono, que sofoca el fuego.

Por ello, puede utilizar bicarbonato de sodio para extinguir pequeños incendios de aceite y grasa.

Sin embargo, no espere que el bicarbonato extinga incendios domésticos más grandes. Estos incendios atraen más oxígeno y neutralizan fácilmente los efectos del bicarbonato.

Herbicida casero.

Las malas hierbas suelen tener raíces profundas, por lo que son difíciles de erradicar sin utilizar herbicidas artificiales.

El bicarbonato de sodio es una alternativa más barata y segura. Esto se debe a que el bicarbonato de sodio tiene un alto contenido de sodio, lo que crea un entorno duro para las malas hierbas.

Espolvorea unos cuantos puñados de bicarbonato sobre las malas hierbas en zonas como las grietas de la acera o la calzada. Sin embargo, evita usar bicarbonato de sodio para matar las malas hierbas en tus parterres y jardines, ya que puede dañar también a tus otras plantas.

Desodorante de zapatos.

El bicarbonato de sodio es un gran remedio para refrescar los zapatos con mal olor. Esto se debe a que puede contrarrestar los olores desagradables.

Vierte 2 cucharadas (9 gramos) de bicarbonato de sodio en 2 paños de queso o trozos de tela fina. Asegura los paños con una goma o cordel y coloca uno en cada zapato.

Retira las bolsas de bicarbonato cuando quieras ponerte los zapatos.

Limpiador ecológico.

Otros usos del bicarbonato de sodio como limpiador ecológico y barato:

  1. Cortinas con hongos: añade una taza de bicarbonato al detergente de la lavadora y añadir 1 taza de vinagre para enjuagar.
  2. Suavizante de la ropa: 1/4 de taza por lavado.
  3. Limpieza de muebles. Puedes limpiar y eliminar marcas de las paredes y muebles pintados mediante la aplicación de bicarbonato de sodio a una esponja húmeda y frotando ligeramente. Limpie  después con un paño limpio y seco.
  4. Incrementa el poder del detergente líquido. Dale a tu ropa una mejor limpieza al añadir ½ taza de bicarbonato de sodio a la ropa. Un mayor equilibrio de pH en el lavado de la ropa la deja más limpia, más fresca y brillante.
  5. Limpieza de pañales de telaDisolver ½ taza de bicarbonato de soda en 2 cuartos de galón de agua y remojar los pañales.
  6. Limpieza de complementos deportivos. Usa una solución de bicarbonato de sodio (cuatro cucharadas de bicarbonato de sodio en 1 cuarto de  galón de agua tibia) para limpiar y desodorizar equipamiento deportivo maloliente.
  7. Panacea de Camping. Es algo que  debes llevar para tu viaje de camping. Es un lavavajillas, limpiador de manos, desodorante, pasta dental,  extintor de incendios y más.

Control de plagas.

  1. Evitar hormigas. Mezcla a partes iguales azúcar y bicarbonato, coloca la mezcla donde están las hormigas.
  2. Para acabar con las pulgas, mezclar con sal y esparcir por todas las alfombras, correr en ellas hasta que esta mezcla no sea visible, tras 24 horas aspirar. Repetir 3 veces.

Otros usos.

  1. Arena para gatos natural casera. Haremos una arena eco-biodegradable casera con periódicos reciclados, agua y bicarbonato de sodio.

Beneficios del bicarbonato de sodio para la salud.

Consulta siempre previamente con el médico ya que estas son recomendaciones generales.

Además de los muchos usos domésticos mencionados anteriormente, el bicarbonato de sodio puede ofrecer varios beneficios para la salud.

Puede ayudar a tratar la acidez de estómago.

La acidez, también llamada reflujo ácido, es una sensación de dolor y ardor en la región superior del estómago que puede extenderse a la garganta.

Se produce cuando el ácido sale del estómago y sube al esófago, que es el conducto que conecta el estómago con la boca.

Aunque el reflujo ácido tiene muchas causas, a menudo se produce después de ingerir comidas copiosas, beber bebidas gaseosas o comer alimentos grasos o picantes.

El bicarbonato de sodio puede ayudar a tratar la acidez estomacal al neutralizar el ácido del estómago. Para probarlo, disuelve una cucharadita (5 gramos) de bicarbonato en un vaso de agua fría y bebe la mezcla lentamente.

Sin embargo, hay que tener en cuenta las desventajas de este tratamiento:

  • Existe un debate sobre si todas las personas con síntomas de acidez estomacal tienen niveles altos de ácido estomacal.
  • El bicarbonato de sodio es muy alto en sodio, con 630 mg por cada media cucharadita (2,3 gramos), lo que es importante tener en cuenta si tienes que limitar tu consumo de sodio.
  • Su uso continuado puede provocar alcalosis metabólica, una condición en la que la sangre se vuelve excesivamente alcalina, y problemas cardíacos.

Puede aliviar las úlceras bucales.

Las úlceras son pequeñas y dolorosas que pueden formarse en el interior de la boca. A diferencia del herpes labial, las úlceras no se forman en los labios y no son contagiosas.

Aunque se necesitan más pruebas, algunos estudios antiguos sugieren que el enjuague bucal de bicarbonato de sodio alivia el dolor causado por las úlceras.

Puedes hacer un enjuague bucal con bicarbonato de sodio utilizando la receta anterior. Enjuágate la boca con esta mezcla una vez al día hasta que la úlcera se cure.

Relajante muscular.

Mete tus pies en un cubo con agua templada y 3 cucharadas de bicarbonato.

Mascarilla regeneradora.

Humedece tu rostro y cúbrelo con una capa fina de bicarbonato y déjala actuar un par de minutos.

Sales de baño.

El bicarbonato contribuye a formar unas pocas de burbujas y te ayudará a relajar los músculos y a neutralizar ácidos en la piel, eliminando el olor a sudor. Tonifica, hidrata y suaviza la piel.

Alivia el cansancio de tus pies. Disuelve 3 cucharadas en un recipiente con agua tibia y sumerja los pies. Frota suavemente. Esperar hasta que el agua enfríe y enjuagar.

Puede mejorar el rendimiento del ejercicio físico.

El bicarbonato de sodio es un suplemento popular entre los atletas.

Algunos estudios demuestran que el bicarbonato de sodio te ayuda a rendir más tiempo al máximo, especialmente durante los ejercicios anaeróbicos o los entrenamientos de alta intensidad y los sprints.

Durante el ejercicio de alta intensidad, las células musculares empiezan a producir ácido láctico, que es el responsable de la sensación de quemazón que se produce al hacer ejercicio. El ácido láctico también reduce el pH del interior de las células, lo que puede provocar que los músculos se cansen.

El bicarbonato de sodio puede ayudar a retrasar la fatiga debido a su alto pH, permitiéndote rendir al máximo durante más tiempo.

Aliviar las molestias debidas a picaduras de mosquitos y quemaduras solares.

A menudo se recomienda un baño de bicarbonato de sodio para aliviar el picor de la piel después de las picaduras de insectos o abejas.

Además, el bicarbonato de sodio puede ayudar a calmar la piel que pica por las quemaduras solares. Algunas personas afirman que es más eficaz cuando se combina con otros ingredientes como la maicena y la avena.

Para preparar un baño de bicarbonato de sodio, añade de 1 a 2 tazas (220-440 gramos) de bicarbonato de sodio a un baño tibio. Asegúrese de empapar bien la zona afectada.

Para zonas concretas, cree una pasta con bicarbonato de sodio y un poco de agua, y aplique una capa gruesa en la zona afectada.

Usos del bicarbonato de sodio en el huerto o jardín.

Bicarbonato de sodio en el jardín o huerto

Repasamos todos los usos del bicarbonato para huerto y jardín que hemos recopilado:

Mantén alejadas las plagas.

Espolvorea bicarbonato de sodio en el suelo con un tamiz de harina para mantener a las hormigas, cucarachas y babosas lejos de tu jardín. (¡Asegúrate de evitar las plantas!) Es una forma segura de mantener a los insectos beneficiosos cerca y decir adiós a los que estás cansado de ver.

Elimina la hierba cangrejo.

La hierba cangrejo puede apoderarse de tu césped y seguir creciendo desde la primavera hasta el otoño. ¿Sabías que tienes una defensa para este enemigo en tu despensa? En primer lugar, moja la zona de hierba cangrejo con una regadera. A continuación, espolvorea la zona con bicarbonato de sodio. Asegúrate de evitar el césped de alrededor. En pocos días, esta hierba será historia.

Prevenir las enfermedades fúngicas.

Nada puede ser más frustrante en una planta hermosa que la blanquilla o las manchas en las hojas. Prueba este remedio natural. HAZLO: Mezcla 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y 2-3 gotas de jabón líquido en 1 litro de agua. Pulveriza la solución sobre las plantas infectadas. El bicarbonato de sodio ayuda a que las plantas se vuelvan menos ácidas y evita el crecimiento de los hongos.

Acaba con las malas hierbas.

Limpia las baldosas de tu jardín. Simplemente vierte bicarbonato de sodio en las grietas donde aparecen las malas hierbas. El bicarbonato de sodio por sí solo debería matar cualquier mala hierba y evitar que vuelvan a brotar otras nuevas.

Endulza los tomates.

No hay nada mejor que hincarle el diente a un dulce y jugoso tomate directamente del jardín. El bicarbonato de sodio puede hacer que sepan aún mejor. Espolvorea una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio en la tierra alrededor de tus tomateras para reducir los niveles de acidez. (Cuanto más bajo sea el nivel de acidez, más dulces serán los tomates). Sólo tienes que asegurarte de que el bicarbonato no llegue a la planta.

Limpia los bebederos para pájaros.

Limpia la suciedad y las manchas de tu bebedero para pájaros con un paño húmedo y bicarbonato de sodio. Después, simplemente aclara con agua fría para garantizar un baño seguro y limpio para tus amigos voladores.

Refresca el compost.

¿Tu pila de compost está empezando a asustar a los vecinos? Espolvorea bicarbonato de sodio alrededor de tu pila de compost (o en el contenedor) para eliminar el olor.

Mantén frescas las flores cortadas.

Llena un jarrón con agua y luego mezcla una cucharadita de bicarbonato de sodio. Tus flores recién cortadas te lo agradecerán.

Limpia las manos sucias.

El bicarbonato de sodio es perfecto para limpiar las manos sucias del huerto o jardín sin los productos químicos tóxicos que se encuentran en otras soluciones de limpieza. Vierte bicarbonato de sodio en las palmas de las manos, añade un poco de agua, restriega y aclara.

Antes de tomar bicarbonato de sodio.

  • Consulta con el médico si tomas otros medicamentos, especialmente otros antiácidos, aspirinas o similares, hierro, litio, metenamina, metotrexato, quinidina, antibióticos que contienen sulfa, tetraciclina o vitaminas. Tomar el bicarbonato de sodio al menos 2 horas antes o después de haber tomado otros medicamentos.
  • Deben ir con cuidado personas con cirrosis de hígado, hipertensión, si se aplican corticoides o con problemas cardíacos.
  • Consulta al médico si tienes hipertensión, insuficiencia cardíaca congestiva, o enfermedades del riñón o si has tenido hemorragias en el estómago o en los intestinos.
  • Consulta al médico si estás embarazada, o tienes intención de quedarte embarazada o si estás amamantando.

Características del bicarbonato de sodio.

  • Inodoro, es una sal alcalina que se disuelve fácilmente en el agua. Actúa como un tampón porque es capaz de regular y estabilizar el pH cuando éste es demasiado ácido.
  • No contaminante, es natural y no ofrece ningún peligro para el medio ambiente. Una vez usado, es biodegradable.
  • No tóxico. Con el bicarbonato de sodio no hay ninguna necesidad de utilizar productos químicos, tóxicos o agresivos con la piel.
  • Inofensivo: puede emplearse en adultos, niños, animales de compañía y plantas.
  • Eficaz: Se usa desde hace decenios en el mundo entero con plena satisfacción.
  • Barato: todo el mundo se lo puede permitir.

Historia del Bicarbonato de sodio.

La utilización del bicarbonato sodico y del carbonato de sodio no es una cosa actual. El ser humano lo ha empleado desde hace mas tiempo del que recordamos. El bicarbonato y el carbonato de sodio es el producto de las cenizas de determinadas plantas, de ahí su nombre en inglés Soda ash. No olvidemos que la ceniza no es otra cosa que una mezcla de carbonato de sodio y de potasio.

Las primeras pistas de su uso las encontramos en el antiguo Egipto. La gente empleaba regularmente una mezcla compuesta de carbonato de sodio y bicarbonato de sodio que llamaban patrón. Este mineral se obtenía a partir de la evaporación del agua de un lago salado. Su utilización era múltiple: se empleaba para la higiene personal como jabón, para lavar y teñir tejidos, para producir cristal y, además formaba parte de numerosos ingredientes necesarios para el proceso de momificación.

Fue utilizado, con el paso de los siglos, como elemento importante en la industria del papel, el jabón, el textil y la producción de vidrio. A finales del siglo XVIII, un químico francés llamado Nicolas Le Blanc, participó en un concurso para el que elaboró una fórmula que le permitiese transformar la sal en sodio.

Gracias a su idea, fue posible producir una gran cantidad de carbonato de sodio, el abuelo del bicarbonato de sodio, necesario para la incipiente industria. Sin embargo, el procedimiento descubierto presentaba numerosos inconvenientes importantes: producía una gran cantidad de residuos tóxicos y exigía temperaturas elevadísimas para su producción.

En 1846, dos pasteleros de Nueva York, John Dwight y Austin Church, descubrieron que el carbonato de sodio asociado con la leche daba lugar a un gas carbónico, con el mismo efecto de la levadura. Así consiguieron refinar el carbonato de sodio hasta dar con el bicarbonato de sodio.

Tras el descubrimiento de Nicolas Le Blanc, en la Bélgica de 1863, el químico Ernest Solvay encontró un procedimiento sencillo, económico y ecológico para producirlo a nivel industrial.

Este nuevo sistema no exigía altas temperaturas para la transformación de la sal de calcio en bicarbonato. El amoníaco empleado para el proceso de fabricación podía reciclarse. Por lo tanto, su proceso de fabricación no generaba residuos tóxicos.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button