InternacionalNoticiasRecientes

China lucha por contener a Omicron antes de los Juegos Olímpicos de Invierno

La ciudad china de Tianjin ordenó el miércoles una segunda ronda de pruebas de COVID-19 para todos sus 14 millones de residentes después de que una evaluación inicial de la población encontró 97 casos positivos. La ciudad portuaria está a unos 100 kilómetros al sureste de la ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing.

Las autoridades bloquearon varios de los distritos contaminados de la ciudad portuaria ya que los epidemiólogos advirtieron que la propagación podría haber comenzado antes de lo detectado en la evaluación de la semana pasada. Las autoridades de Tianjin comenzaron a endurecer las medidas antivirus y de viaje el 9 de enero, por temor a un brote prolongado.

Los analistas que hablaron con VOA Mandarín dijeron que el gobierno chino considera que los nuevos casos de Tianjin son particularmente alarmantes debido a la proximidad de la ciudad a Beijing, la ciudad anfitriona de los 24° Juegos Olímpicos de Invierno, cuya apertura está programada para el 4 de febrero y durará hasta el 20 de febrero. Se tarda menos de 30 minutos para viajar entre las dos ciudades en tren de alta velocidad.

Los expertos en salud dijeron que los estrictos bloqueos de control de enfermedades serán insostenibles a medida que la variante más contagiosa ómicron se propague por todo el país, que adoptó una política de tolerancia cero para combatir el coronavirus mortal detectado por primera vez en humanos en China a fines de 2019.

“Con ómicron, hay una alta proporción de casos asintomáticos, por lo que creo que la cantidad de casos confirmados seguirá aumentando en los próximos días”, dijo Twu Shiing-jer, exministro del Departamento de Salud de Taiwán y presidente del Centro de Desarrollo para Biotecnología en Taipéi.

“Existe una alta probabilidad de que omicron sea llevado a la Villa Olímpica en Beijing, ya que todos los alimentos y otros suministros logísticos serán transportados al lugar desde otras ciudades”, agregó.

Tianjin es la ciudad más reciente puesta bajo estrictos controles por parte de las autoridades chinas ansiosas por contener los brotes de COVID-19. Xi’an, la capital de la provincia de Shaanxi en el centro de China está bloqueada, al igual que Anyang y Yuzhou, en la provincia central de Henan en China.

Huang Chun, funcionario del Comité Organizador de Beijing para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de 2022, dijo en una sesión informativa el 11 de enero que, a menos que haya brotes de COVID-19 a gran escala en las zonas de competencia, “no planeamos ajustar medidas de control todavía”.

Dijo que, a juzgar por la situación actual, no hay necesidad de imponer un bloqueo en Beijing.

El “bloqueo suave” de Tianjin

Tianjin reportó 33 infecciones de coronavirus de transmisión nacional con síntomas confirmados el martes, frente a las 10 del lunes, según datos nacionales, que no especificaron cuántas de las infecciones eran ómicron.

Por ahora, la mayoría de los casos se encontraron en el área sureste de Tianjin.

Los funcionarios de la ciudad ordenaron el miércoles medio día libre para todos los empleados y otras instituciones y exigieron que todos los residentes se quedaran en casa a menos que tengan necesidades urgentes, como trabajadores de la salud que realizan la segunda ronda de pruebas masivas, según Reuters.

Mientras tanto, las autoridades han suspendido la mayoría de los servicios de transporte entre Tianjin y otras ciudades. Las personas que quieran salir de Tianjin deben mostrar un resultado negativo en la prueba de COVID-19 dentro de las 48 horas previas al viaje, así como la aprobación para viajar de su empleador o de las oficinas del gobierno local.

VOA Mandarín habló con varios residentes de Tianjin el 11 de enero y la mayoría dijo que sus rutinas diarias siguen estando poco afectadas por el cierre.

Wu, una mujer de 69 años, quien pidió que no se usara su nombre completo para no atraer la atención oficial, dijo que regresó a Tianjin desde Beijing el 23 de diciembre. Dado que vive lejos de los distritos contaminados, dijo que todavía puede salir para comprar comestibles.

“No estoy preocupada. Tengo suficiente comida almacenada en casa, me aseguré de comprar todo lo necesario con anticipación y todos tienen dos dosis de la vacuna COVID-19, incluido mi nieto de 6 años”, dijo a VOA Mandarín.

Ella dijo que no había notado ninguna escasez de alimentos, a pesar de que el supermercado estaba más ocupado de lo habitual el domingo.

Sun, de 70 años, residente de Tianjin, dijo que además de aventurarse a hacerse pruebas de ácido nucleico, se ha quedado en casa viendo la televisión durante los últimos dos días. El Sr. Sun solicitó que VOA Mandarín no usara su nombre completo por temor a atraer también la atención oficial.

Li Wenbo, profesor asistente de economía en la Universidad de Tianjin en China, dijo a VOA Mandarín que espera que la nueva ola de la variante COVID-19 tenga un impacto limitado en la economía de Tianjin.

“Las autoridades han tomado medidas rápidas. Todas las escuelas, desde el jardín de infantes hasta las universidades, suspendieron las clases de inmediato. Tomando mi escuela, por ejemplo, los exámenes finales se pospusieron hasta el comienzo del próximo semestre, y todas las facultades están trabajando desde casa ahora”, dijo a VOA Mandarín.

Li dijo que si bien hay suficiente comida, algunos de los sectores de la ciudad, como los restaurantes y el entretenimiento, probablemente se verán afectados por el reciente brote.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Related Articles

Back to top button
A %d blogueros les gusta esto: