Medio AmbienteNoticiasPaisRecientes

Una empresa japonesa afirma que puede reciclar baterías de iones de litio a precios más baratos que usando material virgen

La empresa afirma que su método seguirá siendo competitivo aunque el litio extraído baje de los casi 30 dólares/kg actuales a unos 5-6 dólares/kg. El método de Sumitomo Metal promete un suministro más fiable de cobalto, litio y cobre.

Sumitomo Metal Mining empezará a reciclar el cobalto, el litio y otros materiales clave de las baterías usadas de los vehículos eléctricos, empleando un proceso propio de coste competitivo para extraer metales de alta calidad.

Estos materiales se usan en los cátodos de las baterías de iones de litio, el tipo de batería más común en los vehículos eléctricos, y se espera que su demanda mundial aumente.

Aprovechando su experiencia en el refinado de cobre, Sumitomo Metal ha desarrollado un método para extraer de forma barata cobre, níquel, cobalto y litio de las baterías usadas de los vehículos eléctricos, triturándolas, calentando el polvo resultante a temperaturas específicas y ajustando los niveles de oxígeno. La empresa afirma que el proceso es el primero de su clase en el mundo.

Sumitomo Metal tiene previsto poner en marcha una planta de reciclaje en Japón para 2023. Tendrá capacidad para procesar 7.000 toneladas de baterías trituradas al año, suficiente para extraer 200 toneladas de cobalto, suficientes para 20.000 vehículos eléctricos, de las baterías que utilizan cátodos de níquel-manganeso-cobalto.

Sumitomo Metal afirmó que está en vía de extraer materiales de calidad comparable a la de las alternativas mineras a un coste relativamente bajo y en volúmenes comerciales. La empresa afirma que su método seguirá siendo competitivo incluso si el litio extraído cae a unos 5 ó 6 dólares por kilogramo, o si los precios del níquel y el cobalto vuelven a ser los de antes.

La demanda relacionada con los vehículos eléctricos ha disparado los precios de estos materiales, y su obtención se ha convertido en un reto cada vez mayor para las empresas de todo el mundo. El litio se ha duplicado con creces en un año, hasta alcanzar casi 30 dólares por kilogramo, mientras que el cobalto ha subido un 80%, hasta alcanzar unos 60.000 dólares por tonelada.

Además, muchos de estos materiales conllevan riesgos para la cadena de suministro y el cumplimiento de la normativa. Alrededor del 70% del cobalto del mundo se extrae en la República Democrática del Congo, en algunos casos con trabajo infantil, y cerca del 60% se procesa en China.

Crece la presión para utilizar más materiales reciclados en las baterías de los vehículos eléctricos. Según la normativa propuesta en noviembre, la Unión Europea pretende exigir que las baterías de los vehículos eléctricos contengan un mínimo del 12% de cobalto reciclado y un 4% de litio y níquel reciclados para 2030. El Grupo Volkswagen ha empezado a probar formas de extraer estos materiales de las baterías desechadas.

Las baterías con materiales reciclados pueden ser tan buenas, o incluso mejores, que las que usan materiales nuevos.

Las baterías de los vehículos eléctricos suelen perder alrededor de un 30% de su capacidad y deben cambiarse al cabo de una década. Las baterías viejas suelen reutilizarse como acumuladores estacionarios, lo que significa que no se eliminan hasta pasados unos años.

Por ahora, Sumitomo Metal planea abastecerse de pequeños volúmenes de baterías trituradas y utilizar los materiales extraídos para la producción interna de cátodos. Quiere invertir en este campo ahora para obtener una ventaja sobre sus rivales una vez que el reciclaje de baterías se generalice.

Vía nikkei.com

Related Articles

Back to top button
A %d blogueros les gusta esto: