NoticiasRecientesTecnologia

La NASA acaba de lanzar una nave espacial para desviar un asteroide de su curso

Algún día, un asteroide gigantesco podría decidir poner fin a nuestro planeta. Dicho esto, con un asteroide de 150 metros de diámetro, estaríamos en grandes problema y representaría una amenaza significativa para la Tierra.

Nuestra tecnología actual no es la mejor para esta tarea, y aún falta mucho para construir un escudo de energía como el que vemos en las películas de ciencia ficción que se encuentra alrededor de todo el planeta, por lo que, la desviación es la mejor opción en el arsenal que tiene la humanidad.

En esencia, DART utilizará lo que la NASA llama una técnica de “impacto cinético”, en donde enviaran una nave espacial, con la intención específica de lograr una colisión con un asteroide. La NASA espera que esa colisión desvíe a los asteroides potencialmente amenazantes de su curso lo suficiente como para que la Tierra ya no esté en su trayectoria. De todos modos, ese es el objetivo a largo plazo. A corto plazo, la NASA debe asegurarse de que su tecnología funcione: ahí es donde entra en juego su primera prueba.

La NASA lanzo su nave espacial DART durante las primeras horas de la mañana. El asteroide al que apuntará DART se conoce como Didymos, con un cuerpo que mide unos 780 metros de ancho. El cuerpo más pequeño que gira alrededor de Didymos mide alrededor de 160 metros y será el objetivo de la demostración.

DART se lanzo a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9 que despego de la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California. Una vez que DART se haya separado con éxito de su cohete portador, viajará hacia su destino al que llegara en algún momento de septiembre de 2022.

Debemos tener claro que, según la NASA, Didymos no es una amenaza para la Tierra en este momento, y es precisamente la razón por la que la organización quiere usarlo como un objetivo de prueba. Si los cálculos de la NASA son correctos, la colisión de DART con el cuerpo mas pequeño de Didymos cambiará la velocidad de su órbita alrededor del cuerpo principal en una “fracción del uno por ciento”. Eso equivale a un cambio de “período orbital” de varios minutos, lo que debería hacerlo observable y medible por telescopios en la Tierra.

La capacidad de observar al hermano pequeño de Didymos es fundamental para el éxito de la misión. La NASA se basará en señales visuales, como la frecuencia con la que la luna pequeña atenúa la luz que incide sobre Didymos, para determinar si se ha desviado o no con éxito de su curso.

Pasará un tiempo antes de que la gente común tenga en nuestras manos esos datos, pero este es un momento emocionante para la historia humana, no obstante, y estamos ansiosos por ver si la misión de DART será un éxito o no.

Esperemos que salga todo bien y desvié por completo el asteroide. 

Fuente: NASA



[elfsight_social_share_buttons id="1"]
Fuente

Related Articles

Back to top button
A %d blogueros les gusta esto: