InternacionalNoticiasRecientes

Violencia en Afganistán es aún “demasiado alta”, dice el jefe del Ejército de EE.UU. en Oriente Medio | TDI Colombia

KARACHI, PAKISTÁN – Múltiples ataques en Afganistán el martes causaron la muerte de al menos a diez policías y empleados del gobierno, un día después de que un alto general estadounidense advirtiera de que la violencia en Afganistán sigue siendo “simplemente demasiado alta”. 

Cuatro de las personas asesinadas el martes eran empleados civiles del gobierno afgano y fueron baleadas en Kabul por hombres armados sin identificar. Otro era un conductor que trabajaba para el Ministerio de Relaciones Exteriores afgano que murió cuando su automóvil fue atacado con una bomba lapa. 

Cinco hombres más, miembros de la policía local denominada Fuerza de Protección Pública de Afganistán, murieron en dos explosiones separadas en las provincias de Herat y Badghis.      

En un debate en línea organizado el lunes por el Instituto de Oriente Medio, con sede en Washington, el general Kenneth McKenzie, el jefe del Comando Central de Estados Unidos que cubre el Oriente Medio y partes de Asia del Sur y Central, dijo que estaba “preocupado por las acciones que los talibanes han ejecutado hasta este punto “. 

McKenzie se refería a las acciones de los talibanes desde que el grupo llegó a un acuerdo con Estados Unidos en febrero del año pasado.

En esta foto de archivo del 29 de febrero de 2020, el enviado de paz de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, a la izquierda, y el mulá Abdul Ghani Baradar, el principal líder político del grupo talibán, firman un acuerdo de paz.

Si bien los talibanes han detenido los ataques directos contra las fuerzas extranjeras, sus ataques contra las fuerzas afganas han aumentado. El gobierno afgano y los funcionarios occidentales también les culpan por el aumento de los homicidios.   

McKenzie dijo que un “acuerdo político negociado” sería la mejor manera de avanzar para Afganistán, pero ambas partes tendrían que llegar a un compromiso.   

Los asesinatos selectivos de activistas, periodistas y empleados del gobierno en Afganistán han aumentado en los últimos meses y han generado reiteradas condenas internacionales.  

“Los ataques enemigos en Kabul fueron más que durante el trimestre anterior. Fueron mucho más que en el mismo trimestre del año pasado ”, según el último informe del inspector general especial de Estados Unidos para la reconstrucción de Afganistán, publicado el 30 de enero.   

Una encuesta realizada por el canal de noticias local Tolonews identificó 60 “incidentes relacionados con la seguridad” -es decir, ataques, explosiones, asesinatos selectivos- en Kabul durante noviembre y diciembre.   

El general de la Infantería de Marina Frank McKenzie se visita a las tropas en la Base Aérea Prince Sultán en Arabia Saudita, el 29 de enero de 2019.

Una declaración conjunta emitida a fines de enero por la Unión Europea, la OTAN, los Estados Unidos y muchas otras naciones occidentales condenó “la continuación de asesinatos, secuestros y destrucción de infraestructura vital” que estaba dirigida a “la sociedad civil, judicial, representantes de los medios de comunicación, religiosos, médicos y del gobierno civil.   

En respuesta a la declaración, los talibanes calificaron los cargos de “infundados” y “sin fundamento” y dijeron que no tenían nada que ver con los asesinatos de civiles. En cambio, el grupo culpó de la violencia en Afganistán a la “ocupación extranjera”.   

El primer vicepresidente de Afganistán, Amrullah Saleh, tuiteó la semana pasada que el 85% de los miembros del grupo talibán liberados como resultado de un acuerdo entre Estados Unidos y los insurgentes el año pasado habían vuelto a la “violencia y a la campaña de masacre de civiles”.   

El martes tuiteó que la inteligencia de Afganistán había capturado a un adolescente “utilizado por los talibanes para explosiones de bombas magnéticas en la ciudad de Kabul”.  

Las minas magnéticas, conocidas popularmente como bombas lapa, son pequeños artefactos explosivos improvisados ​​que son fáciles de colocar en un automóvil y se usan ampliamente para asesinatos selectivos.   

Exclusiva VOA: Nuevo código de conducta, elogiado como un hito en negociaciones de paz en Afganistán

Ninguna persona ajena a las pláticas podrá estar en el salón, ambos bandos se abstendrán de hacer comentarios irresponsables a los medios y las pláticas deberán realizarse con “veracidad, sinceridad y determinación”.

Los talibanes y una delegación afgana que incluye a representantes del gobierno comenzaron las conversaciones en Doha, en septiembre del 2020, para poner fin a la larga guerra interna de Afganistán. Pero las negociaciones han arrojado poco hasta ahora.   

La administración recién elegida del presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, está revisando la política estadounidense en Afganistán y se espera que pronto publique su propia versión.  

Un grupo de 15 miembros con mandato del Congreso recomendó la semana pasada que, en función de las condiciones sobre el terreno, la administración Biden debería reconsiderar la actual fecha de retirada de la totalidad de las tropas estadounidenses desplegadas en Afganistán, en mayo de 2021.

La fecha fue resultado del acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes. Los talibanes han advertido que cualquier desviación de ese acuerdo conduciría a una peligrosa escalada en la guerra. 

 

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “https://connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1&version=v4.0”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, “script”, “facebook-jssdk”));

Related Articles

Back to top button
A %d blogueros les gusta esto: