Medio AmbienteNoticiasRecientes

Hidrógeno para camiones pesados en China y todos los buques en el mar

El hidrógeno se perfila como solución sostenible para el transporte de mercancías en camiones pesados y buques de carga. También tiene el potencial para disminuir drásticamente las emisiones de los grandes contaminadores como la industria del acero y cemento.

El plan de transporte a 15 años de China

En un plan de 15 años para vehículos de nueva energía publicado el 2 de noviembre, el Consejo de Estado de China dijo que el país se centrará en la construcción de la cadena de suministro de células de combustible y el desarrollo de camiones y autobuses alimentados con hidrógeno.

China está planeando tener un millón de vehículos con celdas de combustible en funcionamiento para el 2030, según un informe de Business Standard.

Actualmente, la mayor parte del hidrógeno comercial en China se deriva de fuentes de combustible fósiles y es más caro que la electricidad. Sin embargo, eso podría estar cambiando. Se espera que una nueva instalación eólica y solar en Mongolia Interior produzca hasta 500.000 toneladas de hidrógeno al año a partir de 2021. La refinería de petróleo estatal Sinopec dijo el 29 de octubre que está invirtiendo en la producción de hidrógeno, el transporte y las pilas de combustible y está construyendo una red de estaciones de servicio para vehículos a hidrógeno.

La nueva infraestructura beneficiará a los camiones y autobuses propulsados por hidrógeno, permitiéndoles más autonomía con un solo tanque de hidrógeno comparado con un vehículo similar propulsado por baterías. Para Wang Chaoyun, presidente de Anhui Mingtian Hydrogen Energy Technology, una startup que desarrolla pilas de combustible y otros componentes para vehículos de hidrógeno, China se convertirá en el mayor mercado del mundo para los vehículos impulsados por hidrógeno en un plazo de 3 años y tendrá medio millón de ellos en las carreteras en 2035.

Chisato Yoshifuji, gerente de proyectos de Toyota, dice que considera que el mercado chino de camiones pesados y autobuses estará dominado por el hidrógeno en un futuro próximo. “China se está concentrando en los vehículos comerciales y eso se alinea con el pensamiento de Toyota“, dice. “Es una enorme tendencia apoyada por el gobierno“.

Hyundai anunció el 5 de noviembre que ha concluido acuerdos con cinco socios chinos para promover el desarrollo de las pilas de combustible de hidrógeno. “Hyundai cree que China tiene un enorme potencial para los vehículos comerciales impulsados por hidrógeno“, dijo In Cheol Lee, vicepresidente ejecutivo de Hyundai y jefe de su división de vehículos comerciales. Hyundai y sus socios regionales esperan suministrar 4.000 vehículos comerciales propulsados por pilas de combustible en China para el año 2025.

Los vehículos 100% eléctricos y los automóviles de pila de combustible son igualmente importantes en nuestra estrategia de desarrollo de vehículos de nueva energía y coexistirán a largo plazo“, dice Wan Gang, vicepresidente del órgano asesor nacional de China. A menudo se le llama el padre del movimiento de coches eléctricos del país.

Havyard prepara sistemas de propulsión de hidrógeno para barcos

Havyard ha creado una nueva división dedicada a crear sistemas de propulsión de hidrógeno para la industria naval. Según un comunicado de prensa, la nueva compañía será conocida como Havyard Hydrogen y espera tener disponibles sistemas completos de propulsión de hidrógeno para barcos en 2021.

La empresa matriz ha estado muy involucrada en el desarrollo de esos sistemas durante varios años. Tanto las autoridades noruegas como la Organización Marítima Internacional se han esforzado por reducir las emisiones del transporte marítimo por lo menos en un 50%. Gunnar Larsen, director general del Havyard Group, dice que para cumplir ese objetivo será necesario que muchos buques operen con cero emisiones.

Estamos viendo un creciente interés en el mercado del hidrógeno. Esta forma de energía produce cero emisiones al mismo tiempo que es la más madura tecnológicamente para los grandes buques que navegan en distancias relativamente largas. Con nuestro conocimiento y experiencia en hidrógeno, estamos en una excelente posición para estar entre los principales actores en el desarrollo y la entrega de sistemas de hidrógeno. En cooperación con otras empresas del Grupo, también podemos suministrar diseños de buques y sistemas completos de control y energía desde el puente hasta la hélice.

Gunnar Larsen.

Kristian Osnes, del departamento de I+D de Havyard, será el vicepresidente ejecutivo de Havyard Hydrogen. Dice, “Ahora podemos ofrecer un sistema con celdas de combustible de 3.2 MW. Esto hará posible que las grandes embarcaciones naveguen con cero emisiones grandes distancias. Al mismo tiempo, el sistema es escalable y se puede usar tanto por grandes como por pequeñas embarcaciones“. Parte de esa escalabilidad incluye la colocación flexible del tanque de almacenamiento de hidrógeno dentro del casco de una embarcación, lo que facilita la adaptación de un sistema de propulsión de hidrógeno a una embarcación existente.

Si Noruega y el resto del mundo quieren alcanzar los objetivos de reducción de emisiones, necesitamos soluciones que puedan reducir las emisiones a cero. Creemos que es el momento adecuado, dado que tanto el mercado como los requisitos reglamentarios crean la demanda de soluciones concretas que pueden dar lugar a reducciones sustanciales de las emisiones del transporte marítimo“, dice Osnes.

Las emisiones de carbono del transporte marítimo son de unos 940 millones de toneladas anuales o el 2,5% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, según la Comisión Europea. Algunos observadores de la industria esperan que las emisiones del transporte marítimo se dupliquen con creces en los próximos años. La necesidad de reducir esas emisiones es urgente.

Volkswagen ha comenzado a usar dos barcos propulsados por gas natural líquido para transportar vehículos construidos en Europa a los mercados de América del Norte y del Sur. La empresa envía más de 2,8 millones de vehículos por mar cada año, un proceso que implica más de 7.700 viajes oceánicos. Las emisiones de GNL son mayores que las del uso de hidrógeno, pero significativamente menores que las generadas por los buques de carga convencionales que usan petróleo pesado.

La transición al transporte de bajas y cero emisiones tendrán un efecto devastador en la demanda de petróleo a corto plazo. Los barcos consumen mucho petróleo, pero la tecnología de energía limpia dará otro golpe mortal al petróleo. Nada podría hacernos más felices que ver la transición del mundo al transporte de bajas y cero emisiones.

Related Articles

Back to top button
A %d blogueros les gusta esto: